Retomamos el culto público, pensamos en la salud de todos

A partir de este lunes 18 de mayo, se permite la celebración del culto con público de un modo limitado, tomando una serie de medidas especiales que todos debemos conocer y cumplir, pensando en la salud de todos, especialmente los más débiles, cuando acudamos al templo.

A continuación os detallamos estas pautas a seguir, así como los horarios de las misas.

Horario de Misas

Acceso al templo

Debido a la limitación de aforo (actualmente en 90 personas) se cerraran las puertas cuando este se encuentre completo. Para poder controlarlo, cada persona tendrá un número de orden que se entregará en el momento de entrar. Al terminarse se deberá de esperar a la siguiente celebración.

Se cerrará el acceso cuando el aforo esté completo o bien en el momento del comienzo de la eucaristía para evitar distracciones y facilitar que todos nos centremos en el misterio que celebramos. No se permitirá acceso alguno.

Modo de acceso al templo. Se realizará por el atrio donde hay dos puertas: una para aquellos que tienen movilidad reducida (subirán por la rampa); y el resto por la otra puerta accediendo por las escaleras.

Antes de entrar al templo, se comprobará, por el servicio de orden, que todo el mundo accede con:

1. Mascarilla bien colocada,

2. Sin guantes,

3. desinfectadas las manos con gel hidroalcohólico que habrá en cada entrada.

Los asientos se irán ocupando según se indique por el servicio de orden. Estarán señalados convenientemente.

Comunión

No se acercará nadie al altar, se recibirá en orden desde los bancos, siendo los sacerdotes los que distribuyan la comunión recorriendo el templo.

Salida

Se realizará por orden, empezando por los bancos más cercanos a las puertas. Mientras tanto, los demás, esperarán su turno para poder salir.

La colecta para el sostenimiento de la Iglesia se realizará a la salida.

Como comprenderéis, nos enfrentamos a una situación nueva que supone cambio de nuestras costumbres y rutina. Por eso, os pedimos, que vengáis con tiempo para facilitar el acceso y obedezcáis en cada momento a las indicaciones de las personas encargadas del servicio del orden.

La iglesia será desinfectada diariamente después de cada celebración.

Para las eucaristías dominicales personas de apoyo para el servicio de orden y limpieza.