PEREGRINOS Y SERVIDORES DEL AMOR DE DIOS

Todos somos peregrinos en este mundo y lo que da sentido a nuestra vida en el mundo es el Amor de Dios. Nuestra misión como seguidores de Cristo es llevar y ser testigos de este Amor allá donde estemos, donde quiera que vayamos.

Peregrinar y servir, dos actitudes ante la vida con las que encarar el día a día, siempre apoyados por la Fuerza del Espíritu, sin la cual no seríamos capaces de llevarlas a cabo solo por nosotros mismos.

Pidamos al Señor este año que nuestra comunidad parroquial sea Iglesia peregrina y servidora, caminante y caritativa, en el barrio que nos rodea, y que sus miembros seamos testigos de la Ternura y Gracia del Altísimo y así lo anunciemos a todos los hermanos que hallemos en nuestro camino

Compartir este contenido...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email