DOMINGO DE RAMOS

Domingo_Ramos
[…] Te propongo que nos acerquemos a estos momentos de Jesús desde sus mismos ojos, cómo sólo un amigo sabe contemplar y seguir la mirada. Acércate y empápate de aquello que siente Jesús en su camino de entrega, qué es lo que respiró en aquél momento y, aprendiendo de memoria sus pasos, poder atinar a saber qué es lo que siente Jesús ahora, hoy, en esta hora actual de la humanidad. Así sabremos cuál y cómo es su momento.[…] La pasión sigue sucediendo. Por eso hemos participado en la procesión, que quiere ser una parábola de nuestra vida que llega a las puertas de la Semana Santa. La pasión continúa, y por eso este año no vamos a verla simplemente como un espectáculo externo a nosotros, sino desde los ojos del amigo, del Jesús que nos ha dado la mano en la vida. Podremos acercarnos desde las lecturas que se proclaman, desde la oración que se arropa, desde la celebración de la Eucaristía al calor de la comunidad. Acercarnos para entrar en lo profundo de la mirada del Maestro y enfocar a orar desde la honda experiencia que nos lleva a sentir cómo miraría Jesús a Pilato, cómo te mira a ti, cómo mira Jesús a nuestras familias, cómo mira Jesús a los que están sufriendo ahora mismo, a los que tienen problemas, cómo nos mira Jesús a la comunidad que celebra su presencia. Así nosotros, que somos sus amigos, podremos poner el reloj del corazón en hora con el mismo reloj de Jesús, y en su alma aprenderemos a mirar como Él.[…]

Sigue leyendo…

 

JUEVES SANTO

Jueves_S
[…]Esta noche es el cenáculo del 2015, y no hay sólo aquellos 12, sino que estamos cada uno de nosotros con nuestros nombres y apellidos alrededor de Jesús, y para hacer de forma nueva, con alimentos nuevos, y con situaciones nuevas, lo que Jesús hizo aquella noche. No es por un lado el lavatorio y por otro lado la Eucaristía, no son cosas complementarias, no. Son cosas que se complementan, está metido uno en el otro como realidades que se explican la una a la otra.
No hay Eucaristía sin lavatorio y no hay lavatorio sin Eucaristía, no se pueden entender separados, no son cosas distintas […]El primer regalo es una toalla, una toalla ceñida, eso sí, es muy importante que sea ceñida. Jesús coge una toalla y se la ciñe como los labradores, se la ciñe como los que tienen que levantar un peso, porque peso es el que va a tener que levantar. […] Cuando llega la hora Jesús se levanta y va echando agua, como la samaritana, como toda el agua del mundo, el agua que limpia y el agua que necesitamos, y se la va echando en los pies a los amigos.[…]

Sigue leyendo…

 

VIERNES SANTO

Viernes_S
[…]En este viernes santo podemos mirar como en un gran Facebook. Unos enfocan a la piedad de las imágenes, otros al pasado recordando las viejas Semanas Santas en el pueblo, otros a lo espectacular de los pasos de las procesiones, otros a las vacaciones, pero la Iglesia, sabia como madre, hoy nos invita a mirar dos lugares, dos lugares para enfocar la mirada haciendo un esfuerzo en medio del bosque. En la liturgia de hoy se nos va a decir con un grito que atraviesa la historia: “mirad el árbol de la cruz”, miradlo, no las cruces bonitas de plata que nos colgamos. Mirad la huella de Cristo y no apartes la vista. Porque no es bonito, porque no es útil, porque no es divertido y porque no da gusto espiritual. No. A los discípulos les escandalizó, hasta el punto que siendo amigos se marcharon. No aguantaron ver al amigo y al maestro desnudo, hecho un guiñapo envuelto en sangre, no aguantaron. Verle desnudo, condenado por la religión, por los maestros de la religión, por blasfemo, no aguantaron que los buenos, la gente de la ley civil dijeran que era un malhechor.[…]

Sigue leyendo…

 

VIGILIA PASCUAL

Vigilia_Pascual
[…]Quizá venimos como las mujeres aquellas que hemos escuchado en el Evangelio, las mujeres que van al sepulcro ante la muerte con tiritas, con perfumes. Parece anecdótico, ¿cómo te vas a enfrentar a la muerte con un perfume y una tirita? Porque así venimos nosotros ante la muerte, ante la noche, o con nuestras cosas, que a veces no nos entendemos ni nosotros. Y como las mujeres a veces estamos hartos de ir a lugares equivocados. Pero hay una cosa, que esta noche rescata a las mujeres aunque vayan con tiritas ante la muerte, aunque vayan al lugar equivocado porque ahí ya no estaba, van por el amor, y tras el amor Dios les cita y les cambia la vida, igual que a ti.[…] Mirad, Cristo ha resucitado. Nos hemos dado cuenta cuando nos hemos juntado como buscadores en la noche. Si estuviéramos cada uno en nuestra casa no hubiéramos sigo testigos de la noticia. Gracias a que estás aquí nos espabilamos unos a otros para acoger la novedad y acurrucar a los testigos. Dios lo apostó todo por ti, ¿has visto hasta dónde llega? No es por la masa sin nombre, todo esto es por ti, por ti dejó que su Hijo pasara por ahí, para que esta noche resucites con Él. […]

Sigue leyendo…

 

DOMINGO DE PASCUA DE RESURRECCIÓN

Domingo_Resu
[…]¿Cómo podemos ir al resucitado me diréis? ¿Cómo podemos ir a la Resurrección? Buscas sus huellas, busca los signos de su presencia Viva. Claro que necesitas ir y mirar más allá. Los discípulos se toparon con la Resurrección pero fue porque al menos algunos se atrevieron a ir al sepulcro, tuvieron que salir corriendo, tuvieron que mirar, contar y compartir lo vivido.[…] Urge que ahondemos en la vida y urge que empujemos la Resurrección que cada año se ahonda y crece gracias a la experiencia renovada de los testigos. Y es que cuando se vive en Iglesia la Resurrección, como lo estamos haciendo, nos damos cuenta de una cosa: esto que empezó no ha terminado, que la Resurrección no va a terminar hasta que el último crucificado de la historia sea tocado por el Señor y nosotros somos testigos de ello.[…]

Sigue leyendo…

 
 
 

Compartir este contenido...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email